Saúl Cosentino: “Todos de pie aplaudiendo”

Gentileza: Web Saul Cosentino

Berlín, en el hermosímo teatro Berliner Philharmonie, final del concierto en homenaje a Saúl. Foto: gentileza web Saúl Cosentino.

“Yo practiqué el piano todos los días en la casa de mi amiga Zsuzsa Balint, que fue la organizadora. El lunes y el martes tuvimos ensayos, y el miércoles al mediodía me hicieron un reportaje en la radio más grande de Berlín. El concierto a la noche fue maravilloso. Un teatro increíble, el Berliner Philharmonie, tipo auditorio circular con el  escenario en el medio”, comenta Saul Cosentino a propósito de los conciertos llevados a cabo en junio del año pasado en Berlín en los cuales se interpretaron obras del reconocido pianista argentino a modo de homenaje.

La sala estaba repleta a pesar de que era un día de semana. El público aplaudió de pie a Cosentino: “Hubo mucha música mía tocada con distintas combinaciones de instrumentos: piano solo, piano a  4 manos, piano y violín, piano y violoncello, piano-violin-violoncello, y entre medio una cantante rumana cantó en castellano 3 de mis más lindas y emotivas canciones: Sin tu mitad, Dolor, y Mis poemas, a la calle, acompañada al piano por Zsuzsa, y explicando previamente en alemán lo que decían las letras”, cuenta Cosentino acerca de esta experiencia. “Después tuve que decir unas palabras en castellano con una intérprete que iba traduciendo lo que yo decía, y terminó el concierto tocando yo con el cuarteto mi tema Carismático. Aplaudían tanto que Zsuzsa me pidió que tocara algo yo solo, así que toqué mi querido tema Poema y el teatro explotó. Todos de pie aplaudiendo. ¡Fue maravilloso! Una noche inolvidable”, recuerda.

También estuvo en Malmö, la tercera ciudad e Suecia, donde lo recibieron músicos que tocan su música, y en Santander-España, donde se llevó a cabo un concierto de dos pianistas españoles que interpretaron sus tangos para piano a 4 manos.

Saul Cosentino, representante de MusicArte en el Concurso Musical.

SAUL COSENTINO Nacido el 21 de marzo de 1935 en Olavarría, Argentina. Pianista, compositor y arreglador, perfeccionó sus estudios de piano con Galia Schalman. Estudió Composición y Orquestación con Guillermo Grätzer. En 1986 tocó con su Grupo en teatros, auditorios, facultades de la Universidad de Buenos Aires, ciclos culturales de SADAIC, en programas de televisión, en el hall del Teatro San Martín, entre otros.  La crítica por sus actuaciones y por sus discos ha sido siempre excelente.

​En 1996 compuso la música para la película  “La revelación” y en 1998 Roberto Aussel estrenó en Polonia su Concierto para Guitarra y Orquesta Sinfónica titulado “Argentina”, compuesto en colaboración con el guitarrista Mario Andreola. La música de este concierto fue editada por la prestigiosa Editorial Henry Lemoine de París.

En 2008 fue convocado para tocar el piano a 4 manos con Juan Carlos Zunini en los Bares Notables de la ciudad de Buenos Aires. En 2009 tocó con su sexteto en el Festival de Tango de la Ciudad de Buenos Aires. En 2010, el 27 de Agosto, la Orquesta Sinfónica Nacional estrenó en Argentina su Concierto para Guitarra y Orquesta Sinfónica titulado “Argentina”, compuesto en colaboración con el guitarrista Mario Andreola, siendo Roberto Aussel nuevamente el solista. Desde hace varios años edita sus composiciones en la famosa editorial Henry Lemoine de París, en la editorial Taukayde Italia y en la editorial TONOS de Alemania.

Desde 2010 realiza giras de concierto con sus obras junto al pianista clásico Daniel Goldstein. El año pasado fue invitado de honor al  VI Concurso Musical Villa Las Tronas en Cerdeña, Italia, para presidir los conciertos que darán jóvenes músicos italianos interpretando sus obras y las de José Bragato.

A través del nuevo tango, el original compositor, artista invitado y colaborador de la Fundación, ha participado activamente en los conciertos de Pianorama. Allí supo ofrecer una mirada que excedía esa evolución en la música ciudadana. Y, fiel a su estilo, el pianista expuso sus composiciones tocando a cuatro y a seis manos sus tangos de vanguardia. “Esto es post Piazzolla, que no son los tangos tradicionales del ‘20 ni del ‘30 – dice – Y está Manuel Fraga, que es un excelente pianista de jazz, nos cruzamos con Daniel Goldstein, que toca música clásica, y terminamos tocando a seis manos los tres pianistas”, dijo el compositor, quien en los ’70 tuvo la dicha de tener un maestro como Astor Piazzolla.