Argentina, cantaora de flamenco: “Más feliz no podía estar”

WhatsApp Image 2016-11-18 at 11.59

“A los 3 años mi madre decide apuntarme a clases de baile flamenco que a mí, aún siendo tan pequeñita, ya me encantaba. Sigo bailando hasta 12 pero en realidad lo que más se quedaba en mi cabeza no eran los bailes sino los cantes que escuchaba en las propias clases”, cuenta Argentina María López Tristancho, cantaora onubense (Huelva – Andalucía – España), invitada especial en el Festival Manuel de Falla 70 años / 7 ciudades que tuvo lugar en nuestro país entre el 13 y el 30 de noviembre de 2016. Junto al guitarrista de Jerez de la Frontera (Cádiz, España),  José “Bolita” Quevedo, abrieron el festival en Alta Gracia, la ciudad en la que falleció el compositor español. Argentina también participó del programa homenaje Falla que se llevaron a cabo en Córdoba y en el CCK, Buenos Aires, junto a La Camerata Bariloche.

Conocida artísticamente como Argentina, nombre heredado de su abuela paterna, la cantaora se enamoró de todo lo que es el flamenco: los cantes, los ritmos, las letras y la verdad que, dice, contiene este género imposible de explicar con palabras. “Hay que ver y escuchar en directo, sentir y dejarse llevar por lo que el artista expresa y quiere decir, en cualquier disciplina de flamenco ya sea cante, toque o baile, hay que mantener la mente y el corazón abierto”, señala. Después de aquellas primeras clases iniciáticas, Argentina, en vez de practicar los pasos de baile, cantaba los temas que la profesora les ponía.

Se fue interiorizando en este estilo de música y danza propio de Andalucía, Extremadura y Murcia hasta que en el verano de 2006 editó su primer disco homónimo, cuya repercusión logró un giro en la vida artística de la cantaora. El talento y la suerte abrieron el camino de la joven artista a los 22 años y desde ahí su carrera se erigió con pasos fuertes. Dieron que hablar sus presentaciones en vivo en imponentes escenarios como el Festival De Cajón y las Fiestas de la Mercé en Barcelona, Bienal de Málaga en Flamenco, Festival Flamenco Pa’Tos en Madrid o sus conciertos en Huelva, Sevilla o Zaragoza. Lejos quedan las numerosas actuaciones por las peñas de Andalucía y su etapa de formación en la Fundación Cristina Heeren de Sevilla, actuaciones donde Argentina ha ido formándose como artista de recorrido. Hoy, la cantaora está grabando el quinto disco, producido por Quevedo al igual que los anteriores.

¿Qué hay de aquella Argentina que grabó el primer disco en 2006?

Pues la verdad que de aquella Argentina aun queda, y queda lo más importante, que sigo con los pies en la tierra y con las mismas ganas de aprender como el primer día, el respeto hacia mis compañeros siempre y hacia todos los artistas que crearon y recrearon el cante flamenco.

¿Cómo vivió los conciertos en Argentina en el marco del festival Falla 70/7?

Muy feliz, con muchas ganas y entusiasmo de volver a representar a mi país en este festival tan importante que le volvían a hacer al maestro Falla. Fue un lujo y un privilegio muy grande poder hacer con José Quevedo “Bolita”, mi guitarrista y productor de mis cuatro discos y del quinto que está en camino, cuatro conciertos íntimos y maravillosos. Uno en Alta Gracia, dos en Córdoba y otro en Buenos Aires en el CCK, mi primera vez en Buenos Aires. Canté allí con la Camerata Bariloche Canción del fuego fatuo, de El Amor Brujo, y por supuesto con Ricardo Zanón, pianista, un gran músico, haciendo las 7 Canciones Populares españolas. He disfrutado muchísimo y me lo he pasado genial.

¿Cómo vivió desde el escenario la presentación junto a José “Bolita” Quevedo y La Camerata Bariloche en el Centro Cultural Kirchner?

Pues como algo grandioso, cantando en la capital de un país del cual llevo su nombre y con mucho orgullo, ya que mis padres me lo pusieron cuando nací, en recuerdo a mi abuela paterna que se llama Argentina. Imagínate, siento esa tierra como mía y poder caminar por sus calles y poder cantarle a los argentinos y acercarles mi música, el flamenco a mi otra tierra… Más feliz no podía estar y lo mejor fue que desde que entré en el escenario sentí que el público estaba conmigo, sentí su calor, que me aceptaban como una más de su ciudad, de su país. Fue un concierto muy especial, mi primera vez en Buenos Aires y en un sitio espectacular y precioso como es el CCK y verlo lleno, fue una gozada.

¿Qué conclusiones o vivencias se lleva de la gira por Córdoba y Buenos Aires, en el marco de un festival destinado a homenajear a este compositor español reconocido mundialmente?

Conclusiones muchas, por citar algunas, que he aprendido muchas cosas sobre Manuel de Falla, cosas suyas personales. Y sobre todo, a comprender su sensibilidad como músico, ya sabía que Manuel de Falla fue un compositor muy importante. En este viaje he podido ver que el mundo lo valora como se merece. A mí me encanta porque en realidad lo siento como parte de mi familia flamenca, porque era Andaluz y porque le encantaba el flamenco. Vivencias muchas, muchísimas, hemos reído, hemos llorado de la risa, lo he pasado muy bien, han sido catorce días de convivencia que dan para mucho, a conocernos mejor todos los que nos reuníamos para almorzar y para cenar, para caminar por la ciudad, ha sido algo tan especial para recordar siempre.

IMG-20161113-WA0069

 Argentina en la preapertura del Festival Manuel de Falla 70 años / 7 ciudades en los jardines de Sierras Hotel, Alta Gracia.